Gastronomía, Nota de Prensa, Noticias, Últimas Noticias

El primer Bosque Vertical de vivienda social en Eindhoven: La Trudo Tower

El bosque vertical de Trudo: el más verde y llamativo de la ciudad Eindhoven, abrió sus puertas el pasado 1 de octubre de 2021.

 

Un edificio de diseño imponente, cubierto de árboles y arbustos que alcanzan una altura de 70 metros y que está destinado a la vivienda social.

 

Con 125 viviendas, la Trudo Tower, que se encuentra en el vibrante y activo barrio Strijp-S en Eindhoven, es el primer bosque vertical diseñado especialmente para el sector del alquiler social.

125 apartamentos de dimensiones reducidas (alrededor de 50 metros cuadrados) cuyo alquiler es de 633,20 €/mes, y que cuentan con una terraza de más de 4 metros cuadrados y con un microambiente natural creado por la presencia en cada balcón de 1 árbol y 20 arbustos.

 

En total, la torre residencial Trudo alberga hasta 135 árboles de diversas especies, 1.500 arbustos y 8.500 plantas de menores dimensiones, en sus cuatro fachadas.

 

El primer bosque vertical holandés se inspira en el diseño anterior de Stefano Boeri, “El Bosco Verticale” en Milán, inaugurado en 2014, y considerado como el manifiesto forestal urbano.

 

En realidad, tal y como explica el propio Stefano Boeri, “el Bosco en Milán fue un experimento, un prototipo de casa para árboles, también habitada por humanos (y muchas aves y especies), una exploración de nuevas formas de relacionarnos entre nosotros y con otras formas de vida. La búsqueda de una nueva forma de renovación urbana, sostenibilidad y ecologización”.




“La Torre Trudo en Eindhoven representa para todos nosotros el logro de un gran objetivo: hacer que la tipología de Bosque Vertical, que estamos experimentando

en diferentes partes del mundo, sea accesible incluso para inquilinos de bajos ingresos; para mostrar que vivir en contacto con árboles y vegetación -y disfrutar de sus ventajas- no es solo algo de personas con poder adquisitivo, sino que puede convertirse en una opción posible para millones de ciudadanos del mundo”.

 

La idea de Boeri es tan simple como ingeniosa. Él cultiva plantas perennes, arbustos y árboles en las fachadas de sus rascacielos. De esta manera crea edificios imponentes y llamativos que también contribuyen a la biodiversidad y enverdecimiento urbano.

 

Un ecosistema genuino impulsado por la presencia de más de 70 especies vegetales diferentes capaces de combatir la contaminación atmosférica gracias a la capacidad de árboles para absorber más de 50 toneladas de dióxido de carbono cada año.

 

Una apuesta y nuevo modelo de silvicultura urbana que proporciona una solución esencial a un problema global. Cada vez más las ciudades se encuentran colapsadas por falta de espacio y cada vez más alejadas de las zonas naturales y verdes, una situación que tiene consecuencias adversas para la calidad del aire, el clima y la salud de las personas que la habitan.

 

Con proyectos como la Trudo Tower, al aumentar la altura del área urbana con vegetación, las ciudades pueden crecer y densificarse de una manera más saludable y sostenible. Un enfoque y filosofía que Boeri recoge en su manifiesto Urban Forestry.

 

La Trudo Tower es una colaboración entre la asociación holandesa de vivienda social Trudo, el arquitecto y urbanista Stefano Boeri y Francesca Cesa Bianchi, del estudio de arquitectura Stefano Boeri Architetti, y a ingeniera agrónoma y consultora paisajista italiana Laura Gatti.


Más información:
https://www.trudo.nl/trudo-toren