Eventos

Rotterdam celebra los 400 años del viaje de los Padres Peregrinos desde Delfshaven


El bucólico barrio del Defshaven es uno de los secretos mejor guardados de Rotterdam. Este antiguo puerto fluvial, que hoy forma parte de su área metropolitana y es uno de los pocos reductos históricos que aún se conservan en esta moderna ciudad, protagonizó un hecho histórico decisivo en el S. XVII que marcó el futuro nacimiento de los Estados Unidos. En 2020 y 2021 se celebran los 400 años del viaje épico de los Padres Peregrinos -puritanos ingleses que se habían refugiado en Holanda – partiendo de Delfshaven en un legendario viaje transoceánico hacia “el nuevo mundo”. Tras la partida de los Padres Peregrinos, este puerto holandés del S. XIV albergó durante siglos a miles de personas venidas de todas partes del planeta, que hicieron de este rincón un verdadero crisol de culturas. 



Entre las actividades que se han organizado para conmemorar este centenario está la réplica del Halve Mane, el velero del S. XVII que exploró las costas de Norte América y cuyos descubrimientos llegaron enseguida a oídos de los Padres Peregrinos, decidiéndose a partir hacia el nuevo mundo unos años después. Esta réplica museo estará hasta el 7 de agosto y rememorará las historias de los exploradores de la época. Además la iglesia histórica del Delfshaven, conocida como Piligrim Fathers Church y una de las paradas obligadas para miles de visitantes estadounidenses cada año, pondrá en marcha una exposición adicional sobre los hechos históricos con texto, imágenes y una muestra interactiva. Se organizarán además excursiones que recrearán la ruta que hicieron de Leiden a Delfshaven los Peregrinos, y también cruceros por el canal de Delsfhaven en una embarcación histórica. Con la aplicación digital TimeTransit será posible recrear el Delfshaven de 1620 y escuchar historias de los residentes de entonces y de ahora.

 



Una visita a Delfshaven es recomendable en cualquier momento del año. Posee numerosas terrazas y restaurantes como De Ooievaar, cervecerías históricas como De Pelgrim o Oude Sluis y centros culturales como el Lil’ Delfshaven donde se puede tomar un café mientras los visitantes se documentan sobre este histórico barrio. El museo holandés de pinball es sin duda una de las visitas más curiosas del distrito, que a día de hoy sigue manteniendo un carácter e identidad propia y reúne a gente de todas las culturas.


En 2021 las celebraciones seguirán y el programa retomará el resto de actividades programadas que han tenido que ser canceladas por el Covid-19.

Más información: www.delfshaven400.nl