Naturaleza

Planes sorprendentes en la naturaleza holandesa

Las actividades al aire libre y en entornos naturales parecen triunfar este verano. Holanda quizá sea más conocida por sus ciudades que por su naturaleza, pero no hay que dejarse llevar por las apariencias. &nbsp El país cuenta con 21 parques nacionales, todos con el denominador común de ser un mosaico de áreas naturales, formar un paisaje muy característico (dunas, llanuras de mareas y valles de arroyos, bosques, brezales, pantanos…) y poseer una flora y fauna muy excepcional.


Si buscamos planes originales en un entorno natural único, aquí te presentamos nuestras sugerencias:



Senderismo por el barro en el Mar de Wadden

Esta zona es Patrimonio de la Humanidad desde 2009 y constituye el humedal más grande de Europa, un gran sistema de arenas intermareales y marismas. Aquí el mar desaparece dos veces al día, y cuando la marea baja, se repliega una franja de 30 km dejando al descubierto los fondos marinos con un rico ecosistema. Una actividad típica de la zona es practicar “Wadlopen”, o lo que es lo mismo, senderismo por el barro. Muchos dicen que es algo inventado por los lugareños por andar escasos de alicientes alpinos, por lo que la actividad sería como montañismo en llano. Cuando la marea está baja se inicia una travesía por el fango, y normalmente el reto es llegar desde la zona continental a alguna de las islas de la provincia de Friesland. La actividad no está exenta de riesgos: cuando la marea sube, el nivel del agua sube hasta siete metros. Los excursionistas tienen que llegar a su destino antes de que eso suceda, y siempre acompañados de un guía.



Hacer una excursión nocturna al Dark Sky Park en el mar interior de Lauwers

Éste es uno de los lugares más oscuros de la Tierra. No hay ningún otro punto de los Países Bajos donde la oscuridad sea tan oscura y el silencio tan silencioso. Aquí se puede dar un paseo nocturno con el guardabosques, escuchar cómo se van despertando los animales nocturnos u observar miles de estrellas. Los más afortunados, justo en el momento del anochecer, pueden incluso ver un atisbo de la aurora boreal. Existen diversas rutas que permiten recorrerlo en medio de la noche. Desde las torres de observación, diseñadas especialmente para estudiar el cielo estrellado, uno se puede recostar y dejarse arrastrar por la inmensidad del cosmos. Se puede incluso pasar la noche en un camping, bien con caravana propia o alquilar una especie de tipis amueblados con estufa de madera.



Observar a las aves desde una obra de arte ecológica en el Delta National Park

Escondido en medio de la reserva natural de Scheelhoek se encuentra un observatorio ornitológico ‘Bird-ei’ (huevo de pájaro). Pero más que un observatorio ornitológico, se trata de una obra de arte ecológica de siete metros de altura con forma de huevo de ave, única en el mundo. Una estructura de madera gigante, desde cuya parte superior los visitantes pueden disfrutar de una panorámica maravillosa: la de la ensenada de Haringvliet. Un lugar único en el mundo para el avistamiento de aves. Aquí no hace falta esconderse ni caminar de puntillas, puesto que ningún animal es molestado durante la visita. El lugar cuenta con un muro de nidificación y una ventana especial para observar cómo las aves entran y salen de sus nidos, o ver a las madres portando peces en sus picos para alimentar a sus crías.


Más información: www.hollandnationalparks.com