Gastronomía

5 propuestas de ocio en las antiguas fábricas de Philips en Eindhoven

El nombre de Eindhoven suena a fútbol y Philips. También a diseño para los más puestos en la materia. Pero no muchos saben que la ciudad que creció y se expandió a la sombra de las fábricas del gigante de las bombillas, se encontró de repente con toda una ciudad industrial abandonada cuando la empresa se marchó de allí en 1998.


Lejos de sumirse en una profunda crisis, la ciudad supo reinventarse como pocas en Europa y transformar todo su legado industrial en hubs creativos, centros de ocio y restauración, y albergar el talento venido de todas las partes del mundo que le hace merecedora de su fama de ciudad innovadora y de diseño. El ejemplo de todo ello es el distrito Strijp-S, antiguamente conocido como la ‘ciudad prohibida’ por las vallas de seguridad que lo rodeaban y por ser solo accesible a los empleados de Philips.


Actualmente es el distrito más innovador y creativo de la ciudad, y donde se concentran centros de trabajo, de ocio y vivienda. Las antiguas fábricas de Philips son un lugar idóneo para seguir disfrutando del ocio en la nueva era de “la distancia de seguridad”. Estas son algunas propuestas en los edificios más icónicos:




1. Cena en la Sala de Máquinas
El ‘Machine Kamer’ es el edificio donde estaba la planta de energía de Philips que mantenía en funcionamiento todas las fábricas. Hoy acoge el restaurante Radio Royaal, con más de 1.300 m2 de diseño industrial en bruto, donde todavía pueden verse sus imponentes instalaciones, motores y bombas.

www.radioroyaal.be



2. Café, diseño y actividades para niños en la Fábrica de Dispositivos

El ‘Apparatenfabriek’ fue la primera fábrica de equipos de radio de Philips. Aquí se produjeron las primeras radios y televisores Philips después de la Segunda Guerra Mundial. En la planta baja se ubica la Singularity University, la primera sucursal que se abrió en 2016 fuera de Estados Unidos. También en la planta baja encontramos Discover Factory, donde los niños pueden aprender más sobre la ciencia, la tecnología y el diseño (actualmente cerrado por el Covid-19). Si se nos abre el apetito podemos hacer parada en Stories Eindhoven, que aúnan el encanto industrial y la exuberancia botánica. Y no podemos pasar por alto una visita a Yksi, que expone y vende objetos de diseño holandés, muchos firmados por creadores de la Design Academy de Eindhoven.

www.yksiexpo.nl



3. Arte de vanguardia y ‘zoco’ trendy en el edificio Anton
‘Anton’ es uno de los edificios del triángulo conocido como Hoge Rug, considerado monumento nacional y donde Philips produjo varios dispositivos. Fue sometido a una remodelación integral en 2014 pero conservó intacto su carácter industrial y su singularidad. En su planta baja se ubica MU, un centro pionero en arte experimental y con hincapié en lo digital, toda una institución en el barrio. A pocos metros encontramos Urban Shopper, una de las tiendas más singulares del distrito donde encontramos un mix de propuestas innovadoras de moda, ecodiseño, arte urbano y de reciclaje, decoración y hasta una floristería. El taller de bolsos Gold Leather Design, y la tienda de objetos ‘made in Eindhoven’ Brainstore son las dos últimas aperturas de este mes.

www.mu.nl/en



4. 3.000 m de rampas y diversión en el centro de herramientas
El edificio ‘SEU’ alberga Area51, uno de los ‘skate parks’ interiores más grandes de Europa. Para aquellos que no patinan hay un agradable bar y una terraza, y para los que se animen pueden apuntarse a uno de sus cursos para principiantes. En el mismo edificio hay una sala para BMX y otros deportes urbanos. Se salvó de milagro de la demolición y ahora es un lugar de referencia para skaters, patinadores en línea, ciclistas de BMX, ciclistas y bailarines de break, entre otros.

www.area51skatepark.nl



5. Saborear producto fresco y ver su singular cultivo en el almacén de radios y televisiones
El Veemgebouw («Warehouse Building») fue creado en 1942 como almacén de radios, televisiones y otros aparatos. Es el único edificio que se construyó durante la ocupación de la Segunda Guerra Mundial. En su planta baja se encuentra el mercado Vershal het Veem donde se puede comprar producto fresco y también comer y beber. Unos pisos más arriba encontramos el centro de realidad virtual Enversed, y en el quinto piso la empresa Duurzame Kost, que cultiva de una manera especial, sin tierra ni fertilizantes: sus vegetales, fruta y pescado se desarrollan gracias al sistema acuapónico. Sus productos se encuentran en el mercado de la planta baja o en numerosos restaurantes de Eindhoven y organizan visitas guiadas para conocer sus instalaciones.

www.vershalhetveem.nl/nl/home
duurzamekost.nl/